O, cuanta alegria, Que placida calma