Ya ves que soy un ciego, un miserable