¡Alabadle, fiel Salvador compasivo!